lunes, mayo 08, 2006

La Visita y la Puerta Enramada.

El tiempo, fugaz. ¡Ha pasado tan deprisa!
Y sin embargo, aquí estoy en el mismo lugar.
Relajé mis ojos para oír mi corazón. Saber lo que quería. Notar mis pulsaciones.
Cada una de ellas dictamina mis pasos... pero hoy, sólo mi sueño.
Ha sido placentero, no hay que negar. El cansancio acumulado mantenía mis piernas en vela.
Agazapado en las tinieblas esperaba Morfeo para que, al más mínimo despiste ¡Zas!
Me lanzará el polvo amarillo que te invita sin violencia a caer rendido a sus cálidos pies.
Aunque no lo parezca no amanezco. ¿Hoy debe de ser Lunes o Martes o Miércoles...? Sólo son nombres...
Hoy es lo que es y en el momento que es.
El sol esta en el horizonte y tiñe de naranja el hemisferio.
Me invita a levantarme, a estirar mis adormecidos músculos.
Me suscita: ¡Date Prisa! Ahora me voy, pero volveré...
El cielo naranja, igual que el fruto, pasa de su citado color al oscuro. Apagándose, muriéndose rápidamente expirando por última vez un soplo oscuro que, de forma misteriosa, enciende pequeñas luces que envuelven el mundo y le dan sentido a una esfera azul en el espacio.
Mis ojos acostumbrados divisan nuevas pupilas, mis oídos retardados escuchan chasquidos de ramas. El Olfato me permite ver una fragancia en el aire.
No estoy sólo.
Pupilas_Ramas_Olor me habló: Te esperaba.
- Yo no. ¿Esperas acaso a todo el que pasa por el sendero?
Pupilas_Ramas_Olor : Puede. Hoy sólo te esperaba a ti.
- Que dura tarea es la tuya : esperar.
Pupilas_Ramas_Olor : Sería dura si dudara. No he dudado y te he esperado.
-¿Para que me esperas?
Pupilas_Ramas_Olor : Para ayudarte. Se lo que buscas y no está lejos.
- ¿Por que debo dejarme ayudar? El camino he de crearlo sólo.
Pupilas_Ramas_Olor :Quizás. Pero te has detenido aquí, donde yo te esperaba.
- Gracias por esperar, pero no necesito tu ayuda. Partiré por el Camino del Norte.
Pupilas_Ramas_Olor : ¿Tan seguro estás?. No sabrás por que has elegido sin meditar.
- Ya se quien eres y tu misión. Gracias.
Pupilas_Ramas_Olor : Nos volveremos a encontrar. Recuerda: El camino del Norte no hace mención de sus secretos.

Las pupilas se contrajeron y la densa fragancia se volatilizó en el aire, dejando un surco en el suelo alrededor de las ramas secas caídas.
Conocía su leyenda, pero no su sagrada presencia. Ahora sé que voy por buen camino.

En el suelo entre las ramas, tres piedras: Naranja, Azul y Negra.
Ashurt: Naranja como el cielo al Ocaso, Ligera, Fina y Plana como un plato.
Dinsharj: Azul como la sangre sin nutrir, Cono Afilado de basto peso.
Nehragh: Negra como la Nada, Esférica, Redonda e Infinita de cobertura brillante.

La bolsa se ha llenado, pero cada una en un hueco.
Juntar dos es misterioso. De efectos inciertos y resultados inseguros.
Juntar más es necesario pero no es lugar ni momento.

Debo partir.
Alzo mi cuerpo y desciendo al sendero interior. El sendero del Norte es el que se debería tomar en todos los casos.
Pero este no es uno de esos.

Ante mí, una puerta de ramas. El pomo, un fruto.
Doy tres golpes y espero.
La puerta se abre ante mí y me muestra los primeros misterios.
Mi primer Reto en este camino.
225 ramas de anchura variable llevan a 225 sitios diferentes. Sólo hay dos correctas.
Bajo las ramas, más ramas muertas en punta, esperando.
También los restos de seres que erraron en su búsqueda y ramas quebradas sin posibilidad de volver a crecer.
Caer no es una opción.
Es el momento de sacar las piedras, pero sólo dos de ellas...

lunes, febrero 13, 2006

La Flor del sendero oculto

Cuatro lunas llevo caminando y cansada, mi garganta pide a gritos un poco de agua.
Estoy cerca del sendero, pero no hay más que matojos por doquier.
Oculto bajo las matas de arbustos secos carcomidos por la sosa, se que está mi destino.
Todo es desierto a mis pies. Tumbo mi pesado cuerpo y escucho el ulular del viento.
Te Espero.
La sabana me envuelve y me arropa como a un infante, y el calor intenso de una tórrida tarde de Agosto me cocina haciendo de mi piel sarpullidos.
Los arbustos arden y el camino libera su luz, resguardada tras muchos años de incansables búsquedas.
¿Cuantos peregrinos habrán sorteado este camino? ¿Cuantas habrán pasado de largo?, ¿Cuantos habrán sucumbido sin encontrarte, casi en sus mismos lindes?
Sólo hay que esperar el momento del día. Cierta hora y cierto lugar... Y padecer, palidecer y sufrir.
Amanezco sentado bajo los matojos secos, con los brazos castigados y sufridos por el sol, pero no importa, ya he visto la señal.
Una flor lanza al viento su polen y me indica la dirección. Un espejismo cruel me engañaba y lo que una inmensa montaña parecía, era un simple montículo que ocultaba tres arbustos florecidos.
Ya se por donde he de seguir. He visto el sendero justo detrás, pero también tres, sus posibles ramales.
Uno me lleva hacia atrás. Un sendero costeado por cerezos, nogales y olivares.
'El Sendero del Pasado'.
Bello a la vista pero imposible al tacto. Sus frutos ya maduros han caído y bañado el suelo, formando un manto resbaladizo e inestable.
Por ese nunca has de seguir, ir hacia atrás sólo te sirve para malgastar tu tiempo en cosas pasadas.
El segundo es hacia abajo. Una apertura en la tierra me muestra una puerta majestuosa pero visiblemente inaccesible e inhóspita.
Es un camino difícil de seguir, pero con sabiduría y conocimiento, es el más seguro.
'El Sendero Interior'.
Por último, el central. Un camino luminoso pero opaco que no se muestra visible para conocer sus misterios.
'El Sendero del Norte'.
Una espesa niebla hay entre él y yo y sólo al pasar permite ver los olivos y nogales que ofrecen sus frutos maduros al camino para borrar las huellas.
Hago un alto en el camino. Mi interior me dice que siempre siga hacia el norte, pero mi exterior me susurra que me sumerja en la tierra.
La decisión es mía, debo recapacitar...Pero ¿Que camino he de seguir?

martes, febrero 07, 2006

Nada. No es lo que parece. (última parte )

"Ya conocéis mi estado
de completa felicidad
poder hablar con claridad
es lo que he deseado.

Algo complejo de explicar
Es la Nada, 'Compañero'.
pues no por mi mucho esmero,
salvaré tu 'no escuchar'.

Parece de palabras un juego,
Todo y nada lo mismo es.
Nada, es todo lo que ves.
Todo, es la Nada que ves luego.

Nada, es pureza infinita,
algo difícil de alcanzar.
Mucho has de perfeccionar,
y saber lo que el aire suscita.

Todo, júbilo de Mañana
Nada, ocaso de Tarde.
Como ceniza que no arde,
o Budista y su Nirvana.

Uno se vuelve codicioso,
Acaparar todo queremos.
Más lo que no sabemos,
Que Nada es lo más valioso.

Si algo no has comprendido,
Es de mi nula importancia.
Debido a tu simple vagancia
pues escucharme no has querido.

Tienes tal mala sangre,
y de vida tan desdichada
que sólo una historia amargada
alivia tu pesambre.

Por último, ya me despido,
no sin darte un consejo,
Abandona este concejo!
Marcha de esta villa te pido.

La solución a tu problema,
Reside dentro de ti mismo.
Pues tu alma es un abismo,
y tu corazón un eccema.

Cuando de la villa partas,
dirígete hacia el gran roble.
Resiste el viento que sople,
y aliméntate de su vianda.

Si veinte lunas resistes,
sin haberte corrompido,
por entero habrás sabido
si realmente existes."

Parto hacia otro destino, pues era pasajero este paso. La compañía ha sido grata hasta que supe mis principios. Todo es válido en esta ruta y de todo se aprende.

"En Manos ajenas le dejo. Hoy es un día glorioso, y aprovechar debo mis fuerzas .
Quizás nos volvamos a encontrar."

"Con usted estoy agradecido,
pues me abrió ojos, oídos y mente
y sobre el acto concerniente,
Desearé haberlo cumplido.

Parta con mi bendición,
de corazón se lo pido.
Cumpliré con mi castigo
y conseguiré mi perdón."

Quizás mañana encuentre el sendero que llega hasta el Lago Salado...

martes, abril 19, 2005

Nada. No es lo que parece. (parte 3)

-"En lo que refiere a mi estado,

Comenzaré estimado amigo,

Pues no soy tan desdichado,

Como vos habéis creído."

"Si con un dado pudiera,

Medir el grado de amargura,

Tú tendrías la docena,

Yo sólo tendría una."

"Si además con ese dado,

Medimos felicidad.

De uno a seis seleccionado,

Yo tendría eternidad."

"Mi número. Insuperable.

Pues en tal estado me encuentro,

Que tu tronco miserable,

Se carcomerá por dentro."

"Una vez te he demostrado,

El estado de mi ser,

Explicarte con agrado,

La justa es mi deber."

lunes, abril 18, 2005

Nada. No es lo que parece. (parte 2)

- ¿Para que quieres un poeta? Alegué confundido.

- "La ciudad en vida es frágil,

Su agonía provoca temblores,

El verso marchita temores.

Un placebo que resulta grácil."

- No entiendo.

-" Escucha mi buen compañero,

Lo que en tu oído dicto.

La tragedia de boca ajena,

Alivia hasta la frustración del convicto."

- ¿Quieres que te diga un poema trágico?

- "No me bastaría cualquiera,

Mi amado compañero.

Tu tragedia, la que fuera,

Sería de mi agrado por entero."

- Insinúas pues, ¿Qué mi existencia es triste? ¿Por qué?

-" Tu presencia sólo infunda,

Vagabundo, sucio, pordiosero.

De existencia inmunda,

Como triste ficha de damero."

"Añadir cabe a tu justa,

De vestimenta enramada.

Saber que mi existir disgusta,

¿Quién quiere buscar 'La Nada'?"

- ¿Qué saber tendrás tu de "La Nada"?

“La Nada es algo Inerte, sin vida.

Es Ausencia, nulidad

Pura Esencia de Maldad.

De Existencia Inexistida."

- Te equivocas totalmente. Además de presumido, eres vanidoso.
Pero tendrás un verso sobre mi estado y justa. Y justa es la que tendremos.

domingo, abril 17, 2005

Nada. No es lo que parece. (parte 1)

A lo lejos, una ciudad. Por fuera desierta e inhóspita, crepitante e insegura por dentro.
Creo que he llegado al norte, ¡Que verde se ve todo!
Algo golpea mi rostro y provoca el golpeteo de las ramas en mi tronco.
El señor de los vientos tiene planes para mi, pero a mi no me convienen. Prefiero sumergirme en la cueva metropolitana y quizás en ella encontrar una respuesta...
Los seres del lugar se ven intrépidos, amenazantes, todos tienen secretos que ocultar y fachadas que mostrar.
Es difícil dar con algo que no aparente lo que es, ya que la verdad que esconde es inversamente proporcional a la incertidumbre que provoca su propio ser.
Un ente de entre ellos parece sonreír, todos se agitan estrepitosamente, veloces tiempos en la metrópolis.
Pero él, sigue su paso, ¡Quizás un gemelo perdido he hallado!
Dirige su aliento hacia mis pasos, y tras él, su cuerpo. Uniforme, decorado, rostro firme, pero también demacrado.
- "Buenos tiempos, mi buen huésped.
Hoy es un día glorioso.
Anhelo un poeta ¡Urgente!
Si usted fuera generoso..."

Su voz se calaba hondo en los pensamientos, anulando la personalidad. Sus rimas eran vanas y plebeyas, pero a la vez, llenas de bondad.

sábado, abril 16, 2005

Dos piernas Firmes.

La sombra cobró rostro, y me vi con menos años. Me hablaba...Mensajes...
El Agua no está donde debe ...Buscas de forma equivocada...
El vómito surgió del cielo y me vi empapado en una espesa capa de líquido cristalino.
-Tus respuestas no están en las húmedas Rocas. La Nada tiene todas las Respuestas...
-Hacia ella voy- le dije.
-Te equivocas amigo. Tú no puedes encontrarla. Ella es libre. Viene y va cuando le place...
El golpe de viento me Despertó del pesado sueño. Me vi tendido en el suelo perdiendo savia por las raíces.
El cielo se cubrió de nubes y la lluvia empezó a caer.
Mojando, lavando mis heridas, curándolas... Gracias a ella vivo y por ella muero.
De mi tronco dos ramas brotaron, verdes, robustas y fuertes.
Por fin podré caminar. Caminaré hasta encontrar lo que busco....
-Te encontraré- me dije-Te encontraré...