lunes, abril 18, 2005

Nada. No es lo que parece. (parte 2)

- ¿Para que quieres un poeta? Alegué confundido.

- "La ciudad en vida es frágil,

Su agonía provoca temblores,

El verso marchita temores.

Un placebo que resulta grácil."

- No entiendo.

-" Escucha mi buen compañero,

Lo que en tu oído dicto.

La tragedia de boca ajena,

Alivia hasta la frustración del convicto."

- ¿Quieres que te diga un poema trágico?

- "No me bastaría cualquiera,

Mi amado compañero.

Tu tragedia, la que fuera,

Sería de mi agrado por entero."

- Insinúas pues, ¿Qué mi existencia es triste? ¿Por qué?

-" Tu presencia sólo infunda,

Vagabundo, sucio, pordiosero.

De existencia inmunda,

Como triste ficha de damero."

"Añadir cabe a tu justa,

De vestimenta enramada.

Saber que mi existir disgusta,

¿Quién quiere buscar 'La Nada'?"

- ¿Qué saber tendrás tu de "La Nada"?

“La Nada es algo Inerte, sin vida.

Es Ausencia, nulidad

Pura Esencia de Maldad.

De Existencia Inexistida."

- Te equivocas totalmente. Además de presumido, eres vanidoso.
Pero tendrás un verso sobre mi estado y justa. Y justa es la que tendremos.

1 Pensamientos:

Anonymous Uretra, el poeta pensó...

Ahora que comprendo a Baudelaire,
tal vez tus poemas podría entender;
más yo, que de poesía la del roscón real sólo conozco, he de reconocer que no me entero una mierda, pues sí, soy algo tosco.

4:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< El Inicio de Nada